sergio serrano
  • En los últimos 4 años ha dispuesto de 68 millones 207 mil 271 pesos y 57 centavos que nadie sabe en qué se gastó

Sergio Serrano no sólo llevó a MORENA de la cúspide al fracaso en tres años, sino que además ha gastado más de 68 millones de pesos con toda libertad, impunidad y opacidad, ya que no da cuentas del destino del dinero que le corresponde al partido en San Luis Potosí.

Tras el gran impulso y arrastre que significó el voto en cascada del presidente Andrés Manuel López Obrador en el 2018, el bloque Juntos Haremos Historia en San Luis Potosí obtuvo 9 diputaciones y 6 alcaldías; luego de un trienio desastroso dentro y fuera de MORENA, para el 2021 rescataron sólo 3 curules plurinominales y 4 alcaldías.

Pero lo grave es que de 2018 a la fecha el CEEPAC le ha entregado a MORENA más de 68 millones de pesos del financiamiento que los potosinos hacemos a los partidos políticos, disque para evitar la corrupción, aunque en el caso de Sergio Serrano, nadie sabe en qué ha despilfarrado el millonario recurso, ya que se niega a rendir cuentas.

En 2018, MORENA era apenas una idea en la mente del presidente Andrés Manuel López Obrador, por lo que el CEEPAC le otorgó 8 millones 141 mil 116 pesos y 37 centavos; luego del triunfo arrasado en las urnas, logró que para 2019 los recursos llegaran a los 19 millones 920 mil 448 pesos con 99 centavos, para el 2020 subió aún más llegando a los 20 millones 191 mil 539 pesos con 50 centavos y en el 2021, a pesar de que se supone que hay crisis provocada por el covid, al partido le correspondieron 19 millones 954 mil 166 pesos con 71 centavos, dando un gran total d 68 millones 954 mil 166 pesos con 71 centavos.

Sobre el uso y destino de ese millonario recursos, producto de los impuestos de todos los potosinos, se desconoce todo. Sergio Serrano es el rey de la opacidad en San Luis Potosí.

Solapado por CEGAIP, Sergio Serrano se niega a rendir cuentas del uso de los más 68 millones, no hace público el gasto del partido, estados financieros, nómina ni otros gastos.

Sergio Serrano no sólo debería estar suspendido para ejercer cargos públicos dentro y fuera de MORENA, sino que debería ser cuestionado por su militancia y denunciarle ante las autoridades competentes antes de reciba otra tajada de pastel por 20 millones de pesos de financiamiento correspondientes al año fiscal 2022.