Dom. Feb 28th, 2021
rejas en comercios por inseguridad

Comerciantes y restauranteros de SLP, entre rejas y botones de pánico por inseguridad

Afiliados a Nuestro Centro, aseguran que han gastado hasta 150 mil pesos para extremar medidas de seguridad en sus locales, “No hay dinero que alcance”, declaró Alberto Narváez Arochi, líder de la organización

Debido a la creciente y alarmante ola de inseguridad que afecta la zona metropolitana de San Luis Potosí, los gremios de comerciantes establecidos en el Cetro Histórico y el de bares y restaurantes, han tenido que tomar medidas extremas para garantizar la seguridad de sus inversiones como de sus clientes, llegando incluso a colocar rejas en sus puertas y ventanas y botones de pánico por el alto número de asaltos que se han registrado a finales de 2019.

Juan Carlos Banda, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC), asegura que al menos 50 de sus agremiados han manifestado su interés en solicitar la instalación de botones de pánico en sus bares y restaurantes, esto después del alto número de robos y asaltos que se registró a finales de 2019.

Banda Calderón explicó que esta tecnología debe ser instalada por la Secretaría de Seguridad Pública pues debe contar con requisitos específicos para su óptimo funcionamiento.

Además del botón de pánico, los empresarios deberán colocar cámaras de videovigilancia, alarmas y contar con personal capacitado ante hechos delictivos.

Por su parte los socios de Nuestro Centro, instalados en el Centro Histórico de San Luis, han tenido que desembolsar hasta 150 mil pesos para la colocación de rejas y protecciones para proteger sus negocios, pues la inseguridad es tal que los delincuentes operan lo mismo de noche que de día, pues saben que no serán castigados por sus fechorías.

Alberto Narváez Arochi, líder de la organización Nuestro Centro, aseguró que “no hay dinero que alcance”, para extremar, cada vez más, las medias de seguridad en sus comercios, por lo que muchos locatarios ya comienzan a considerar cerrar su acceso al público.

“Hay comerciantes que están prácticamente enrejando todas sus propiedades y eso no puede ser, no podemos vivir encerrados, yo calculo que cada comerciante y depende del tamaño, es la inversión, pero calculo que en pura herrería se pueden llevar hasta 150 mil pesos, pero quien debe garantizarnos la autoridad es seguridad porque nosotros pagamos impuestos”.

Ante la problemática de los comerciantes y empresarios restauranteros, no ha habido respuesta por parte de la autoridad.

Deja un comentario