Mié. Ene 20th, 2021
precandidatos priistas

PRI 2021, firma de una hoja en blanco

– Por dedazo, el tricolor designará precandidato a la gubernatura que en realidad será candidato a la alcaldía
Por Hugo Torres

Olvidando y haciendo de lado que, en San Luis Potosí son el partido en el poder, el PRI potosino literalmente firma una hoja en blanco que, a través de la coalición “Sí por San Luis”, se la entrega al PAN, lo que tiene al borde de la rebelión a la militancia de a pie, los que siguen al partido por convicción, no por interés, los que desde hace años, lustros y décadas se la han jugado con los candidatos que al momento de ser poder desfalcan al pueblo y que a pesar de ellos, siguen con la camiseta bien puesta.

Por mera pantomima el PRI realiza un proceso de elección interna de un precandidato a la gubernatura que en realidad será candidato a la alcaldía capitalina, porque el candidato a gobernador lo pondrá Acción Nacional. El proceso está lleno de anomalías, antes al menos le despistaban poquito.

Aunque se había informado que la elección del precandidato priista se haría por votación de delegados, esto no ocurrirá, pues el destape será hoy y no han convocado a asamblea, por lo que el “bueno” será elegido por dedazo, a lo descarado, aunque nadie sabe de quién será el dedo premiador. En el recuerdo queda la asamblea de 2015 cuando los priistas abarrotaron la sala de exposiciones de las instalaciones de la Feria Nacional Potosina. Ese día se vio desfilar a ex gobernadores, ex alcaldes, ex diputados, ex senadores, ex regidores, todos conviviendo con los militantes de a pie.

En la lista de aspirantes a la precandidatura a la gubernatura, que en realidad será a la candidatura a la alcaldía, están cuatro priistas y un advenedizo. Algunos tienen experiencia en el servicio público y otros sólo cobrando millonarios cheques.

La lista de los aspirantes la encabeza, sin duda, Enrique Galindo Ceballos, quien se desempeñó, en el sexenio de Enrique Peña Nieto, como Comisionado General de la Policía Federal, hoy extinta. En 2015 también fue precandidato a la gubernatura de San Luis Potosí y aunque contaba con el apoyo y respaldo del presidente, las diferencias que tuvo con la entonces vicegobernadora María Luisa Ramos Segura, le impidió ser el abanderado priista. En 2018 buscó la candidatura al Senado de la República y aunque ya estaba afuera del partido con banda y el apoyo de la militancia para festejar, lo bajaron de último momento, dando la posición a Luis Mahbub.

Militantes del PRI aseguran que Enrique Galindo habría hecho una mejor campaña y no habría llevado al PRI a la derrota con la que perdió una curul en la cámara alta del país. Esas mismas voces aseguran que se la deben y es su momento de demostrar que tiene capacidad para ganar la elección y gobernar.

El segundo en la lista es Joel Ramírez Díaz, ex presidente del PRI potosino, actualmente secretario de Educación de San Luis Potosí. Político de carrera, ha sabido manejar con destreza las crisis al interior de la SEGE. Actualmente sortea con éxito las clases a distancia a raíz de la pandemia del coronavirus, pero desde su llegada a la Secretaría pacificó a los maestros que s amotinaban y hacían paros y huelgas.

Solucionó conflictos con la Sección 52 y 26 del SNTE, con los maestros jubilados y pensionados, con los de telesecundaria, con los de inglés, con los burócratas y ha sabido aterrizar, en San Luis Potosí, las reformas educativas de los sexenios de Peña Nieto y López Obrador.

El diputado local plurinominal Martín Juárez, ex presidente del partido, querido y respetado por la militancia con quienes trabajó mano a mano para sacar adelante la elección de 2018. Desde joven ha trabajado por y para el partido, es institucional y cuanta con el respaldo de la clase política tricolor.

Mauricio Ramírez Konishi, actualmente diputado local. No tiene experiencia en el servicio público. En el Legislativo no se le conoce trabajo a favor del pueblo potosino. Está en contra del incremento al salario mínimo a los trabajadores. No conoce San Luis Potosí, no está relacionado con las necesidades más apremiantes de los sectores vulnerables. La militancia priista no lo conoce ni ha convivido con él. Estudio en la ITAM y es empresario, aunque se rumora que las cuotas sindicales de los obreros potosinos siempre rescatan las malas finanzas de sus empresas.

Luis Mahbub, no es priista y su mayor logro en la vida ha sido ser descendiente de árabes.

Hace algunas semanas la militancia priista lo invitó a que se afiliara al partido pero abiertamente les dijo que no, lo que le ganó más antipatía de la que ya tenía.

En 2018 fue candidato ciudadano al Senado de la República por el PRI y con una vergonzante derrota llevó al partido al tercer lugar, perdiendo así la curul que tenían en la Cámara Alta.

Es el constructor favorito del Gobierno. A su cargo tuvo la remodelación de un buen número de la calles y avenidas del Centro Histórico que, lamentablemente, no pasaron la prueba del tiempo y ya han tenido que ser intervenidas por los baches que se hicieron en los pasos viales.

Terriblemente para el PRI, ninguna de sus “cartas fuertes” tiene capital en tierra. Joel Ramírez y Martín Juárez no renovaron las seccionadles cuando fueron presidente del partido. Tampoco dieron la cara ante los escándalos de los políticos priistas que llevaron al poder, se refugiaron en sus oficinas y en la elección del 2018 el pueblo les cobró factura llevando al PRI a mínimo histórico de votos.

Este día se realizará la inscripción de los aspirantes a la precandidatura a la gubernatura, que en realidad será para la candidatura a la alcaldía se realizará este día a las 12 a las 2 de la tarde. Las apuestas son a que habrá un solo registro y así habrá un precandidato de unidad. Lo más triste es que ni incertidumbre general.

Deja un comentario